Obras
Ningún lugar a donde ir

Ningún lugar a donde ir -el título que lleva esta obra - lo tomé prestado de otra: nombra el diario de Jonas Mekas, artista Lituano que narra el viaje de su exilio hacia NY durante la segunda guerra. 
Cuando comencé este trabajo, este título vino a mí inmediatamente: no tener ningún lugar a donde ir tiene que ser de una supina angustia, difícil de trasmitir y de entender si no se vivido en carne propia.
Mujeres que entre un antes y un ya fue no miramos. Se trata sobre esa despertenencia y soledad en la que se encuentran aquellas mujeres que sufren violencia de género.

Ningún lugar a donde ir I
Ningún lugar a donde ir I

Colgantes
Porcelana, hilo de nylon, esmalte


Ningún lugar a donde ir II
Ningún lugar a donde ir II

Colgantes
Porcelana, hilo de nylon, esmalte